Cefaleas

Los dolores de cabeza crónicos son por su frecuencia una de las causas más importantes de incapacidad. Durante las crisis, quienes lo padecen se ven limitados para realizar cualquier actividad laboral, social, familiar y/o personal.

Es una afección que solo es comprendida por quien lo padece, mientras que el entorno social (familiares, compañeros de trabajo) y hasta médico la desatiende por no ser considerada grave.

 ¿Cuándo consultar al médico?

  • En casos de Cefaleas recientes.
  • Si hay un dolor nuevo sumado al anterior.
  • La cefalea previa cambia de frecuencia o intensidad.
  • Peor dolor de su vida.
  • A la cefalea se agregan uno o más síntomas (Problemas en la visión, la fuerza muscular, la sensibilidad, dificultad para hablar, vértigo, etc.). Por  más que desaparezcan en pocos minutos.
  • Frente a la necesidad ingesta de más de 4 analgésico en el mes para controlar el dolor de cabeza.
  • Si el dolor es desencadenado por esfuerzos (Actividad física, sexual, tos, etc.)

Tipos de cefaleas:

Pueden dividirse en 13 grupos.
Los dolores más frecuentes dentro de las cefaleas primarias son:

Migraña

Se trata de un dolor que afecta a uno u otro lado de la cabeza con distinta frecuencia. Las crisis duran entre 4 y 72 horas, se manifiesta como pulsátil, es de intensidad moderada a severa, se agrava por la actividad física. Habitualmente está acompañada por al menos uno de los siguientes síntomas: Náuseas y/o vómitos,  molestias a luz o los sonidos.
Existe una variedad menos frecuente llamada migraña con aura en la que previo al dolor se presentan síntomas visuales, sensitivos (hormigueos) y/o de lenguaje. Estas manifestaciones duran entre 5 y 60 minutos y el dolor aparece dentro de la hora de su finalización.

Cefalea Tipo Tensión:

En este caso se caracteriza por un dolor opresivo de leve a moderado en los 2 lados de la cabeza, puede o no existir molestias a la luz y al sonido. Dura entre 30 minutos y 7 días.

Cefaleas En Racimos:

Se presenta como un dolor severo unilateral en la zona orbitaria, supraorbitaria. Dura entre 30 y 180 minutos. Las crisis pueden presentarse hasta 5 veces al día y se agrega al menos uno de los siguientes síntomas: Ojo rojo y/o lagrimeo, congestión nasal, disminución de la pupila, caída del párpado y agitación y/o inquietud.